Publicidad

Búsquenos en Issuu y Calameo

Regreso a clases. ¿En línea o presencial?
El gran dilema de los padres de familia

                 EN LA MIRA


Por Martha Muñoz

Psicóloga, Consejera y especialista en abuso de drogas y salud mental


TODO ARIZONA ESTA EN CONTACTO TOTAL

​El gobernador Ducey dio la orden de retrasar la entrada a las escuelas del año escolar 2020-2021 para Agosto 17 de 2020. Este asunto tiene a los padres confundidos y desorientados acerca de si dejan o no regresar a sus hijos. 

Todo esto es entendible porque realmente la resolución futura acerca del COVID-19 aún es desconocida. Además, el incremento en las cifras de contagios se han disparado tanto aquí en Arizona y todo esto trae miedo e incertidumbre. Los padres con hijos todavía en edad escolar se encuentran bombardeados con información y opiniones que vienen de diferentes fuentes como líderes políticos,  trabajadores de la salud y través de los medios de comunicación.

Como consejera de familias en la comunidad por muchos años, creo que este asunto del regreso a clases as algo que se tiene que resolver entre tres entidades: padres de familia, expertos en salud y las autoridades a cargo. Se tiene que evaluar la situación desde un punto de vista no político y enfocarse en la seguridad de los niños, el personal escolar, los padres de familia y el resto de miembros de la familia, pues los niños podrían transmitir el virus al volver a casa. 

Cada caso en cada familia es diferente. Hay algunas familias que no se sienten  afectadas si los niños están en casa e incluso apoyan y supervisan la enseñanza en línea. Pero por otro lado, hay algunas familias cuyos padres tienen que trabajar y no tienen quién cuide a sus hijos o supervise el trabajo de enseñanza por línea. 

El departamento de salud tiene que proveer información adecuada y verídica acerca de los riesgos y peligrosidad del virus para que se pueda hacer una evaluación más realista y proteger a los estudiantes, personal escolar y al resto de los familiares de una manera segura. Por otro lado, los líderes políticos deben de dejar de politizar este problema de salud sin precedentes y recordar que aquí se está jugando la vida de seres humanos. Los padres de familia y los gobernantes deben de apoyar al personal educativo no dejando únicamente a las escuelas la responsabilidad de proteger a los niños. Los padres se deben de reunir como familia y educarse en cuanto a prevención del virus y el gobierno asegurarse que el personal educativo tiene los recursos y las guías para la prevención de este. 

Una vez más, este trabajo es de todos, pues cualquier persona podría enfrentarse a esta pesadilla viviente llamada COVID-19.